Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Jairzinho

"El fútbol del primer mundo está matando la escuela brasileña"

Jair Ventura Filho (Río, 1944) fue el extremo derecha del Brasil del 70 en aquel ataque fabuloso junto a Gerson, Tostao, Pelé y Rivelinho. Uno de los grandes de siempre.

Tomás Guasch

Jairzinho, Gerson, Tostao, Pelé y Rivelinho. El ataque del Brasil del 70. ¿El mejor de todos los tiempos?

Muchos lo creen así. Lo que sí aseguro es que aquel fue el mejor Mundial de la historia. Italia, la finalista, era formidable como también Inglaterra, que defendió su título del 66. Uruguay y Perú alinearon dos de sus mejores equipos de siempre. Checoslovaquia era una excelente campeona de Europa, Alemania era estupenda... Se juntaron futbolistas extraordinarios como Franz Beckenbauer, Teófilo Cubillas, Bobby Charlton, Gianni Rivera, Sandro Mazzola, Uwe Seeler, el Torpedo Muller...

Que le hizo una faena.

Sí: soy el único futbolista que marcó al menos un gol en todos los partidos de una fase final de un Mundial: hice siete en seis partidos, pero él llegó hasta los diez. Los alemanes jugaron dos partidos enormes en cuartos y semifinales. En el primero derrotaron en la prórroga a Inglaterra y después cayeron ante Italia en el llamado 'Partido del siglo'.

Lo recuerda, ¿eh?

Perfectamente. Schnellinger, un defensa tremendo, empató en el último minuto el gol de Italia (Boninsegna) y la prórroga fue una barbaridad: Alemania se adelantó (Muller, 94'), remontó Italia (Burgnich, 98' y Riva, 104'), Muller volvió a igualar (110') y un minuto después, Rivera anotó el 4-3 final. ¡Qué locura!

Pero ganó Brasil.

Es que éramos mejores. Se recuerda nuestra delantera, pero los demás... ¡uff! Carlos Alberto, Everaldo, Clodoaldo, Brito y Piazza eran otra sinfonía. En aquel equipo sabíamos jugar todos. Le ganamos a Checoslovaquia (4-1), al buen equipo de Rumanía (3-2) y a Inglaterra (1-0) en la primera fase. A Perú (4-2) en cuartos, a Uruguay (3-1) en la semifinal y a Italia (4-1) en la final. (Fue un partido memorable de Brasil y muy meritorio de Italia que llegó justita tras su prórroga contra Alemania. Pelé abrió el marcador a los 18' y Boninsegna empató a los 37, resultado con el que se llegó al descanso. El segundo tiempo de Brasil fue incontenible y se impuso con tantos de Gerson (69'), Jairzinho (71) y Carlos Alberto (86').

¿Por qué Brasil es ahora tan diferente? No digo en futbolistas, pues como ustedes entran pocos en un kilo. Me refiero al concepto, al juego, a lo que estamos viendo en Suráfrica.

¡Ah, para mí no es un secreto! La culpa es del fútbol del primer mundo que está matando la escuela brasileña. Se lleva a los chicos de mi país cada vez más jóvenes, el Milán a Pato por ejemplo, y eso es horrible para nuestra base y para el fútbol en general. Se van muy jovencitos, sin tiempo para empaparse de nuestra idea de fútbol. Se van a Europa... y juegan a la europea.

Interesante.

No les dan tiempo para desarrollar su capacidad técnica, manda el negocio y el fútbol se resiente. No es casualidad que Gerson, Tostao, Pelé, Rivelinho y yo jugásemos todos en Brasil cuando llegamos al Mundial del 70. Y otra cosa: para el 2014 es probable que veamos un partido Brasil contra Brasil, como en el fútbol sala.

Por las nacionalizaciones.

Claro. La selección española de fútbol sala tiene unos cuantos. En su fútbol tienen ustedes a Marcos Senna, pieza clave en el triunfo en la Eurocopa... Dunga apechuga con esto y de ahí que esté renovando un equipo con las lógicas dificultades que eso supone. Ahora ha salido el chico Ramíres... Como Ronaldo o Ronaldinho no tenemos ya y costará inventar otros de esa jerarquía porque no podemos trabajarlos como querríamos.

El más brasileño es Kaká.

Con diferencia. Es el más parecido a nosotros y uno de los tres mejores del mundo junto a Cristiano Ronaldo y Messi. Kaká también se fue joven, es eso de la excepción, ¿cómo se dice?

La excepción que confirma la regla.

Eso es. Mantuvo y mejoró las condiciones innatas con que se empezó a formar aquí y supo sobrevivir y mejorar en un fútbol tan difícil como el italiano.

Falcao me comentó el otro día que le irá mejor en España porque nuestro fútbol es más libre. ¿Lo comparte?

Hay que esperar, pero Kaká lo tiene todo para triunfar y llega a un gran club como el Real Madrid que le facilitará las cosas, las personales y las colectivas. Porque el fútbol es eso, colectividad. En el 70, la estrella era Pelé y el desequilibrio en el área acabé siéndolo yo, pues hice más goles que nadie en nuestro equipo.

¿Considera que España es un nuevo Brasil, batacazo ante los yanquis al margen?

Por su manera de jugar, por lo inteligentes que son en el juego, sin duda. El fútbol es calidad... y que la tengan muchos jugadores, cuantos más, mejor. Y España los tiene: Xavi, Iniesta, Silva... Lo suyo es fruto de un trabajo de muchos años que se concretó en una generación magnífica que se abrió paso en su país y en el mundo. España ha dado con un estilo y es muy bonito verla jugar. Pero en esta semifinal se equivocó. Se confió exageradamente, un pecado habitual en los grandes equipos: creemos que ganaremos cuando queramos y no es así. Pero mantengan la misma idea, ¿eh?

Digo yo...

La misma pero entendiendo que ser campeón de Europa no te asegura nada, que manda el día a día y hay que afrontar todos los partidos con el mismo interés y respeto al adversario. España recibió una lección muy dura y no la olvidará.

Volviendo al 70: aquella delantera de ustedes la formaron cinco jugadores que eran el número 10 de su equipo. Cinco armadores que se juntaron y decidieron que usted se iba a la derecha, Tostao al centro, Rivelinho a la izquierda, Gerson y Pelé... ¡por donde querían! Un caso único y que quizá no se repita jamás.

Sí y difícilmente lo veremos otra vez. La táctica siempre existió, lo que no puede tolerarse es que esté por encima de los futbolistas. ¡A mí me dejaron jugar siempre como sabía, como sentía este juego! Y es lo que debería hacerse con los niños en todo el mundo. En eso tienen mucho que ver los entrenadores, las urgencias. Jamás olvidaré el trabajo y los consejos de Zezé Moreira y de Joao Saldanha: eran entrenadores y además pedagogos del fútbol, gente que te enseñaba a jugar.

Lo de los cinco dieces, le comentaba...

Sí, cada uno éramos el 10 de nuestros equipos. Pelé, el más famoso, lo era del Santos y nosotros jugábamos en esa misma posición en nuestros equipos. El 10 era el jugador que marcaba las diferencias, el que lo manejaba todo. Teníamos a O Rei, pero los demás éramos príncipes de muchísima calidad. Aquello fue posible porque los equipos se formaban para ganar y con un criterio claro: jugaban los mejores, nadie discutía la presencia de un futbolista que lo era de verdad. Nadie especulaba, todos íbamos al frente y defendíamos cuando tocaba. Pero no pensábamos en no perder, sólo en ganar. ¿Resultado? Que aquel fútbol no se olvida. Pasa el tiempo, llega una Confecup como esta y aquí estamos usted y yo hablando de fútbol, del buen fútbol.

Una vez asistí a un debate colosal entre brasileños. Discutían si Garrincha fue mejor que Pelé. ¿Qué opina usted?

Que hablamos de los dos mejores futbolistas de todos los tiempos y de mis ídolos: yo fui el sucesor de Garrincha en el Botafogo y en la selección.

¿Los mejores por encima de Di Stéfano, Maradona, Cruyff...?

Por encima de todos.

Hablando de Maradona. ¿Cómo ven en Brasil el complicado momento de la selección argentina?

Diego no ha tenido como entrenador la suerte que tuvo como futbolista: le faltan jugadores, colectivamente Argentina es pobre, en realidad sólo tiene a Messi. El fútbol en general se ha empobrecido: acabamos de ver a Italia, un equipo envejecido y condenado a otra renovación difícil. Veo a sus jóvenes y no me sale un Riva, un Rivera, un Antognoni, un Maldini... Ahora mismo, España está por encima del resto de europeos y Brasil, de los americanos. Lo comprobaremos en el Mundial. La misma Alemania se mantiene por su fuerza física y mental, su disciplina táctica. Eso le hace avanzar en los torneos, pero sin la calidad de antes.

Usted que fue 10 y extremo a la vez podrá entrar como pocos en el debate español: ¿fútbol con o sin extremos?

Si tengo un punta lo pongo. Y si tengo dos, también. Yo no improviso; los especialistas, al campo. Claro que es importante saber qué jugadores tienes y de qué manera va ser más fuerte el equipo. Si están bien Villa y Torres, España los pone aunque en el Europeo jugó maravillosamente con un solo punta. Pero es que los de atrás, sin ser gente de banda pura, saben entrar por ahí. España tiene donde elegir.

¿Qué hace usted ahora?

Nada, espero destino. Dejé la selección de Gabón, dirigí al Sao Cristovao... Estoy en Río con la ilusión de ayudar a los jóvenes jugadores, aportar mi experiencia... ¡El fútbol es mi vida!

Hoy ganan ustedes, ¿no?

Primero juguemos, no se le olvide este consejo.

Estadísticas AS.com