Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Real Madrid

Pellegrini, el hombre al que retiró Zamorano

As.com

Manuel Luis Pellegrini Ripamonti (Santiago de Chile, 1953) es el nuevo entrenador del Real Madrid. Después de la toma de posesión de Florentino Pérez, el técnico chileno ha sido presentado en el Bernabéu ante una gran expectación. Es la primera piedra del nuevo proyecto que hecha a andar en la 'Casa Blanca'. Será un proyecto encaminado, por supuesto, a lograr títulos, no podía ser de otra forma tratándose del Real Madrid, pero también a devolver la imagen perdida, el estilo y la ideología futbolística que desapareció hace ya demasiados años.

A sus 56 años, a Pellegrini le llega su gran oportunidad, y lo hace en el momento de madurez justa, después de haberse curtido durante 14 temporadas como jugador y otras 20 en los banquillos. Su carrera como jugador, como defensa central para más señas, comenzó y terminó en el Universidad de Chile, única camiseta que vistió y con la que conquistó un sólo título, la Copa chilena de 1979. Su retiro llegó en 1986, y la historia tiene miga. La contó al Diario AS hace unos años. "Jugábamos la Copa de Chile contra el Sandino. Nuestro portero rechazó el disparo de un rival, salté para despejar y llegó por detrás un chaval de 17 años, cedido por el Cobresal, que me sacó medio metro y cabeceó a la red. Ese día decidí que no podía seguir". El chico delgadito se llamaba Iván Zamorano, y como confiesa Pellegrini, "si hubiera sabido dónde iba a llegar, no me hubiera retirado, hubiera seguido dos años más".

Pero finalmente decidió dejarlo, y comenzó su carrera como entrenador, algo que años antes no entraba en sus planes. El chileno, mientras jugaba con Universidad, desarrolló sus estudios de Ingeniería Civil, y se licenció con 25 años. "Siempre me vi echando a andar una constructora cuando acabara el fútbol", confiesa, "pero Fernando Riera, entrenador del Universidad, me despertó la vocación del banquillo". Y menos mal que fue así, aunque sus comienzos no fueron precisamente sencillos. En 1988 tomó las riendas de su Universidad, y el equipo terminó descendiendo por primera vez en su historia.

Después de sendas experiencias en el O'Higgins y Palestino, pero su despegue como entrenador llegó en 1994, año en el que fichó por el Universidad Católica, rival aférrimo del Universidad de Chile. En las dos temporadas que permaneció en el banquillo de 'los cruzados' logró la Copa Interamericana de 1994 y la Copa de Chile de 1995. A pesar de todo, nunca logró el campeonato doméstico, lo que le valió las críticas de la prensa y propició su salida del club. En ese momento aprendió que tan importante es la victoria como el modo de conseguirla. "El primer resultadista soy yo, quiero ganar incluso jugando mal, pero creo que jugando bien se obtienen mejores resultados. Quien tiene la pelota se desgasta menos y sé, porque he sido central, que desequilibran los de arriba, que es la técnica la que define el choque. Y no acepto hacer un gol y terminar el partido. No ir a por el segundo es una falta de respeto".

Tras un nuevo paso por el Palestino, da el salto al extranjero. Su destino, Ecuador. Llega al Liga de Quito y le convierte en campeón, llevándolo además a los octavos de final de la Libertadores. Su buen hacer hace que los grandes equipos de Suramérica se fijen en él, y da el salto a Argentina. Allí conquistará dos campeonatos Clausura, el de 2001 con San Lorenzo y el de 2003 con River. De su etapa en Argentina también le queda su apodo, el 'Ingeniero'.

Llega a Villarreal y sus mejores años

En 2004 recibe una oferta del Villarreal, que por aquel entonces contaba con muchos argentinos en sus filas, lo que le ayudó a tomar la decisión. Fue llegar y besar el santo. El equipo castellonense se había clasificado para la Intertoto la temporada anterior, y el chileno terminó de meterlo en competición europea por primera vez en la historia. En la UEFA alcanzó los cuartos de final, y en la Liga logró el más difícil todavía. Con la dupla Riquelme-Forlán, el 'submarino' termina tercero en la Liga, y se clasifica para jugar la Champions por primera vez. Con el equipo 'amarillo' parecía haber tocado techo, pero la cosa no había hecho más que empezar. La temporada siguiente, tras eliminar al Everton en la previa, el equipo llega a semifinales de la Champions, donde son eliminados por el Arsenal después de que Riquelme fallara un penalti en el encuentro de vuelta. El equipo realizó ese año su peor clasificación en liga, un séptimo puesto.

El año siguiente, sin competición europea de por medio, Pellegrini logró llevar al Villarreal hasta el quinto puesto, lo que suponía la clasificación para la UEFA de manera directa. Esa temporada Pellegrini tuvo que afrontar además uno de los capítulos más complicados desde que es entrenador, su enfrentamiento con Juan Román Riquelme. El chileno terminó excluyendo al argentino del equipo, demostrando así que se trata de un preparador con la autoridad y la confianza suficiente para tomar cualquier tipo de decisiones, por arriesgada que parezca. "En esto alguien tiene que mandar, con razón o sin ella. Si las individualidades se ponen al servicio del equipo, fenomenal. Si quieren estar por encima del grupo, sobran", asegura un tiempo después. Una máxima directa y sencilla que es parte del librillo de este maestro del fútbol.

La temporada pasada, con el equipo de nuevo en Europa, Pellegrini lleva al Villarreal a otro de los grandes hitos de su historia, el subcampeonato de Liga. Sólo superados por el Real Madrid, el conjunto castellonense se clasifica por segunda vez para la Liga de Campeones, y su juego ya es considerado como uno de los más vistosos de Europa. Esta temporada ha vuelto a meter al equipo en competición europea, aunque finalmente ha tenido que conformarse con la nueva Europa League, y en Liga de Campeones alcanzó los cuartos de final, donde cayó eliminado, de nuevo ante el Arsenal.

Siempre mirando el marco contrario y el toque como método

El fútbol de ataque por bandera. Ese es el estilo que intentará imponer el chileno en el Real Madrid, el mismo que demanda la afición blanca. Su ideología es sencilla. Disciplina atrás y libertad arriba. "El trabajo táctico se hace de mitad de campo hacia atrás. De ahí hacia adelante pretendo que los jugadores tengan libertad. Me gusta jugar con dos centrocampistas centrales, uno con más técnica que otro, y ocupar las bandas, pero no con jugadores fijos. Eso nos haría más prvisibles. Siempre pongo dos puntas porque no creo en los mediapuntas. No sé bien lo que hacen", confiesa. Es Pellegrini un entrenador que sabe repartir los méritos entre él y sus futbolistas, ya que según afirma, "el entrenador es el 95% de un equipo durante la semana, pero el día del partido el 95% lo ponen los jugadores". El protagonismo, siempre, para el balón. "Mis sesiones son siempre con la pelota, sólo una vez al mes prescindimos de ella". Desde luego, una apuesta atractiva para un público con ansias de disfrutar.

Estadísticas AS.com