Estás leyendo

¡¡¡IKERESPAÑA!!!

España 0 - Italia 0 | La contracrónica del partido

¡¡¡IKERESPAÑA!!!

El 22 de junio más grande de nuestras vidas. Los penaltis nos hicieron justicia gracias a un héroe llamado Iker Casillas. Sus paradas acabaron con la maldición de los cuartos y sacaron a toda España a la calle, orgullosa de La Roja. ¡Podemos!

Toma y toma. Toma maldición, toma complejos históricos, toma victimismo, toma Buffon, toma Cassano, toma póker mundialista, toma maldición del 22 de junio, toma gafe de los cuartos de final, toma 88 años sin ganar a la invencible Italia en partido oficial, toma agoreros, toma descreídos, toma Tassotti, toma Pagliuca... Y viva Casillas I de España, viva El Rey Juan Carlos, viva la Reina Sofía, viva Cesc por su frialdad, viva Senna y su sangre hispano-brasileña, viva el coraje del tridente Ramos-Puyol-Marchena, viva Luis (míster, felicidades de corazón), viva Cazorlita, viva Güiza (ánimo, chaval), viva la marea roja de Viena, viva la marea roja de Colón, viva las semifinales contra Rusia, viva la madre que os parió y ¡VIVA ESPAÑA!

El héroe de todos. A las once y cuarto de la noche este bendito país se estremeció y por fin lloró de alegría y no de pena. Gracias a un ángel de Móstoles que llegó a este mundo un 20 de mayo de 1981 para cambiar el curso de la historia, alimentar una generación de ganadores, jóvenes que saben que nacer en España también es sinónimo de orgullo patrio, orgullo ganador y orgullo de cuna. Ser español es algo tan bonito que sólo se puede explicar compartiendo bandera y escudo con gente como Iker. Sencillo, humilde, sensato, comprometido y héroe. Miles de niños agotarán hoy en las tiendas la camiseta que lleva grabado el nombre de este chaval que va a cerrar todas las heridas de esa era tenebrosa de nuestro fútbol. A De Rossi y Di Natale les detuvo los penaltis como Supermán frenando un Boeing 747 despegando del aeropuerto de Nueva York. Sus nervios de acero acabaron con el mito de Buffon, que casi se traga el gol de Arconada en París 84 y que sólo pudo detener uno en esa tanda que supo profetizar como nadie mi Camacho del alma: "Ya está bien de maldición. Nos toca. Les vamos a eliminar por penaltis. ¡Vamos, España!". Con un par, búfalo de Cieza...

¡A por ellos! Si tuviera que resumir los 72 mensajes recibidos de mis emocionados amigos me saldría algo así de bello: "Somos de España por la paella, los toros de Osborne, las cañas, las tapas, la tortilla de patatas, las gachas, los chuletones, la Lotería de Navidad, el 600, la derbi de Ángel Nieto, el quillo, ¿qué paza?, el manda carallo, el gol de Zarra a Inglaterra, el de Maceda a Alemania, el Quijote, El Cid Campeador, José Tomás, Talavante, la siesta, el Rocío, Curro Jiménez, los molinos de viento, la sangría, el vino, las galletas Fontaneda, los callos, la paciencia de nuestras madres, los fuegos artificiales, la panceta, las fiestas patronales, el AS, La Roja y, por supuesto, el fútbol. ¡La vida es bella señores!

¡Prepárate Rusia! Será como en la final de 1964. No le tengo miedo a Arshavin por muy bueno que sea. Pereda y Marcelino ya tumbaron a sus padres en el mítico Bernabéu y el jueves repetiremos faena. Todos a Viena. Hay que tomar sus calles. España nunca caminará sola. ¡¡¡PODEMOS!!!

También te puede interesar