Estás leyendo

Cristiano se vio con su agente en su día libre

Primera | Real Madrid

Cristiano se vio con su agente en su día libre

Cristiano se vio con su agente en su día libre

M. A. Morenatti

AS cazó al jugador en la lancha con la que cruzó el lago Neuchatel

Cristiano Ronaldo aprovechó el día libre que Scolari dio a sus hombres para reunirse con su agente Jorge Mendes. Fue un encuentro improvisado. AS pudo conseguir las instantáneas del crack abandonando Neuchatel en barco.

Ninguno de los jugadores supo hasta bien entrada la madrugada del miércoles (día del Portugal-República Checa), que dispondrían de descanso. Cuando Cristiano se enteró, telefoneó a su agente, que se encontraba cenando con la novia del futbolista y los familiares de este (incluído el primo al que le dio la camiseta tras el partido) en el restaurante El Faro de Ginebra.

Fue entonces cuando se gestó el encuentro. Cristiano Ronaldo salió escondido en un Audi A6 Avant negro del hotel de concentración a las 11:00 horas de ayer, acompañado por Petit y Jorge Ribeiro. Después de dar varios rodeos, el coche aparcó en el club náutico Port-Autevive, de la pequeña localidad de Comuna. Los ocupantes del coche bajaron y entraron en un pequeño barco, propiedad de Isidoro Armenio, un empresario suizo amigo del entorno del jugador. La lancha se alejó del puerto en dirección a la localidad de Yverdon, situada a unos 70 kilómetros en línea recta (por el lago).

Jorge Ribeiro, lateral izquierdo del Boavista, es uno de los mejores amigos de Cristiano, y también está representado por Jorge Mendes, al igual que Petit. Los tres jugadores disfrutaron de una comida informal en compañía de sus familias y de su agente.

Cristiano Ronaldo aprovechó la jornada para clarificar con Mendes la postura que deben seguir a partir de ahora para materializar su traspaso al Madrid. A Cristiano le ha sorprendido que Scolari anunciara su fichaje por el Chelsea, y ahora se siente con más libertad de movimientos. Por eso le ha pedido a Mendes que cierre todos los flecos con el Madrid para que, nada más terminar la andadura de Portugal en la Eurocopa, los acontecimientos se precipiten en el menor tiempo posible. A las siete de la tarde, el Audi A6 en el que salieron estaba de vuelta en el hotel Beau-Rivage a pesar de que tenían permiso hasta las nueve de la noche.

Facilidades.

Cristiano ya jugó ante la República Checa sabiendo del fichaje de Scolari por el Chelsea. Por eso nada más finalizar el partido se permitió ironizar con el color del Real: "Me gusta el blanco... me queda bien el de la selección". A partir de ahora su postura hermética se relajará y será posible verle hacer más guiños a Calderón.

Cristiano le ha asegurado a su agente que va a dar suficientes motivos y espectáculo en esta Eurocopa como para que el Madrid eche el resto por él y presente una buena oferta que el Manchester no pueda rechazar. Quizá con el título en las manos dirá al mundo: "He sido feliz en el Manchester pero puede haber llegado el momento de cambiar de aires y el Madrid es una buena opción". Será el turno de Calderón.

Un viaje de casi una hora

La lancha en la que los tres jugadores salieron al encuentro de Jorge Mendes y de sus familiares es propiedad de Isidoro Armenio, un conocido empresario de la comarca. "Ha llegado al puerto sólo hace cuatro días", nos explicó el guarda del puerto, y tiene visos de que se vaya a quedar aquí mucho tiempo". Hay unos 70 kilómetros desde el lugar de partida hasta el de llegada, poco menos de una hora a través del lago Neuchatel. A las 19:00 horas los jugadores volvieron.

También te puede interesar