Estás leyendo

Tropiezo y pañolada

Primera | Barcelona 0 - Getafe 0

Tropiezo y pañolada

Tropiezo y pañolada

Reuters

El Barcelona se mantiene a siete puntos del Madrid y sigue tercero. El equipo fue despedido entre abucheos. Teixeira se comió un claro penalti de Milito.

Al 'EuroGeta' le van las grandes plazas. Salió victorioso del Bernabéu, el jueves pasado cortó dos orejas en todo un Alianz Arena y hoy le ha amargado la noche al Barcelona en el Camp Nou. Ahí es nada. Tienen mérito los hombres de Laudrup, que pagan en la clasificación liguera el esfuerzo de estar en tres competicioes. Mérito y suerte. Hasta en tres ocasiones se topó el Barcelona con los postes, a lo que hay que sumar un gran encuentro de Abbondanzieri. Los blaugrana volvían a dejar escapar una nueva oportunidad de acercarse al Madrid, y cada vez quedan menos. La pañolada al final del encuentro dejó ver el ambiente de crispación que reina en 'Can Barça', y en el momento menos oportuno. Puede que algo tengan que ver el presidente y sus declaraciones fuera de tono.

La salida del 'Geta' prometía. Los madrileños aprovecharon una de esas lagunas mentales que afectan a los blaugranas, normalmente en los segundos tiempos, para poner el corazón en un puño al público del Camp Nou. A los 5 minutos llegó el primer aviso en un tiro de Manu del Moral que Valdés, ante el desbarajuste defensivo, se encargó de enviar a córner. Dos minutos más tarde el partido debió cambiar decisivamente por un penalti de Milito (demasiado expeditivo en el día de hoy) que Teixeira no vio.

Con el paso de los minutos el Barça se recuperó y disfrutó de los mejores momentos de juego de todo el encuentro. Es cosa curiosa la de este equipo, capaz de lo mejor y de lo peor. Cuando se pone a jugar lo hace como los ángeles, con mesura, velocidad y profundidad. Me atrevo a decir que cuando lo hace, como la primera parte en el Ruiz de Lopera, o esos quince minutos esta noche, es el equipo que mejor fútbol practica. Pero ese mismo equipo que divierte a cualquiera que le guste ver a once tíos detrás de un balón, se convierte con mayor asiduidad en ese otro conjunto bloqueado, sin ideas, sin confianza, sin fútbol. En fin, el Barcelona pasó entonces a llevar la manija del encuentro. Iniesta, Xavi y Touré se adueñaron del centro del campo, y Henry muy activo, trabajador y más acertado que en otras ocasiones, estaba siendo el mejor de los tres de arriba, con Bojan un tanto desaparecido y Eto'o desorientado, como casi siempre, pegado a la derecha.

Las mejores ocasiones para los de Rijkaard llegaron casi de inmediato, primero en un córner. Tras un cabezazo en falta de Touré el balón llega a Milito, que remata a bocajarro estrellando el cuero contra el 'Pato'. Poco después del cuarto de hora Bojan, Henry y Xavi nos regalaron la mejor jugada del encuentro, aunque Eto'o no supo definir y su lanzamiento se topó con el palo.

Luego todo se comenzó a diluir. El Getafe, se conformaba por el momento con el resultado. La segunda parte, con el Barça más volcado, sería un escenario más propicio para tratar de sorprender. El Barcelona por su parte dio una nueva lección de cómo desaprovechar un alto porcentaje de posesión del balón. No volvió a intervenir Abbondanzieri en ninguna ocasión de mérito, todo lo contrario que Valdés, que tuvo que estirarse para despejar un lanzamiento de Granero. Se comenzaban a oír los primeros silbidos.

Acoso total

La segunda mitad comenzó con diez minutos de retraso y lo hizo con noticia. En defensa Márquez sustituía a Milito, con problemas físicos. Pero la sorpresa, por la premura, llegaba arriba. Eto'o dejaba su puesto en el campo a Giovani. El mejicano ha ido a menos esta temporada, eclipsado un tanto por el boom de Bojan, pero viendo el escaso rendimiento del camerunés en su exilio en la derecha podía ser una opción interesante.

Pronto se vio que el cambio le podía salir bien a Rijkaard, cuando, casi en su primera acción, mandaba el balón al poste izquierdo de la portería de un aliviado Abbondanzieri. El Barcelona había salido más decidido que al comienzo del encuentro, aunque le costaba horrores crear el más mínimo peligro. Henry, tras su buena primera mitad, estaba completamente desaparecido, mientras que Bojan se iba entonando poco a poco. Todo el peso del juego ofensivo recaía en Iniesta, Xavi y el recién incorporado Giovani. Como en los albores del encuentro, hubo tiempo en la reanudación para la polémica por una caída de Zambrotta dentro el área. El italiano, tras golpear en la cara a Litch, es derribado dentro del área. La jugada es, cuanto menos dudosa.

Por si la inoperancia de su equipo no fuera suficiente para sembrar la intranquilidad entre el público del Camp Nou, el Getafe estaba dando serios avisos de lo que podía hacer a la contra, aunque por el momento Puyol y Márquez mantenían la concentración. Rijkaard jugó su última carta. Gudjohnsen sustituía a Touré. Se nota ya que a estas alturas de temporada no se puede esperar a los últimos minutos para ir con todo a por el resultado. En la jugada siguiente al cambio Marquéz engancha un rechace dentro del área y el balón se va, por tercera vez, al palo. La mala suerte se cebaba con el Barcelona.

El conjunto local iba incrementando la presión por momentos. Poco después fue Gudjohnsen quien rozó el tanto, pero de nuevo el 'Pato' se cruzaba en el camino y atajaba su cabezazo. Hacia la media hora de juego, el Barça tenía sitiado al Getafe en su campo, pero el gol seguía sin llegar, y tampoco lo hicieron las ocasiones de ahí al final. El Barcelona, que no había hecho ni mucho menos un mal encuentro, no fue capaz encontrar el camino al gol y se queda como al comienzo de la jornada, a siete del Madrid y fuera de los puestos de acceso directo a la Champions.

También te puede interesar