Estás leyendo

Todo fue justito, hasta el penalti

Primera | Real Madrid-Espanyol

Todo fue justito, hasta el penalti

Si Raúl no va a la Eurocopa, que lo lleven a Pekín para natación. Se tira a la piscina que ni Mark Spitz

La decisión.El partido se decidió en la acción de Jarque sobre Raúl que el señor de la gomina consideró penalti. Por cierto: si Raúl no va finalmente a la Selección, que lo lleven a los Juegos de Pekín en el equipo de natación y saltos: se tira a la piscina que ni Mark Spitz

La convicción. Hubo manoseo del central blanquiazul sobre el 7 blanco y falta, sí. Pero empezó fuera del área. Un partido en el que todo fue justito se decidió en una jugada justita, de equipo grande en campo grande. ¿Que el Espanyol no mereció perder? Pues probablemente. Pero tampoco supo ganar. Le faltó punch y convicción. Y De la Peña, que se hubiera hinchado con los espacios que dejó el centro del campo blanco. Y que David García hubiese puesto bien uno de los cinco centros que tiró en la primera parte, cuando la banda derecha del Real era un chollo. En fin

Las tarjetas.Lo más grande del partido fue esto: el Espanyol no dio una patada y se llevó siete amarillas y una roja. Doce faltas le pitaron al Madrid y veinticuatro al Espanyol. ¿Fue el Espanyol el doble de marrano que el Madrid? Hay estadísticas que ya, ya

La irritación.Y la situación, la segunda parte de su equipo y el árbitro acabaron poniendo de los nervios a Tamudo, que fue expulsado. Mala vuelta al fútbol y al Bernabéu, que lo aclamó de salida como estaba previsto. El empujón que le dio Raúl en el último minuto y que el señor de la gomina convirtió en córner, acabó de sacarle de sus casillas. El Espanyol perdió mucho ayer: el partido y a Raúl contra el Mallorca. ¡Hmm!

La explicación.Me la dio Dani Solsona en el descanso: "El 1-1, tan cerca del final del primer tiempo, nos puede matar". Los de Valverde tuvieron el triunfo cerca tras el gran gol de Valdo; jugaron su mejor fútbol, el que recordó su gran inicio liguero, mandaron pero no remataron. Les faltó ese punto de decisión para complicar más a un Madrid que fue de salida el esperado: temeroso, previsible, con la herida del Roma supurándole todavía. Se le puso el partido al visitante como había soñado: de cara y ante un Bernabéu silencioso. No lo aprovechó.

Lola.Un detalle quizá explica el desenlace del partido del lado perico: el mejor fue Lola Smiljanic, que impuso su ley en el centro del campo. Para ganar en Chamartín hubiese necesitado el serbio más compañía en el trabajo.

La gente.Caras de pocos amigos en los muchísimos pericos que se acercaron al estadio. La Peña Españolista de Madrid le dio a Tamudo su trofeo Oso y Madroño como el mejor de la pasada temporada. Más tarde se celebró el cocido perico, el cuarto ya. La ilusión por vivir una gran noche se fue apagando con los goles de Higuaín y Raúl. Fue una gran ocasión perdida.

También te puede interesar