Estás leyendo

Raúl: cómo pasar toda la mañana en Valdebebas

Primera | La intrahistoria

Raúl: cómo pasar toda la mañana en Valdebebas

Se entrenó y luego vio al Castilla

Se es capitán por antigüedad o por galones. Raúl se ganó ese derecho por ambas cosas y cada día ejerce con el brazalete tatuado en su brazo izquierdo. Ayer mismo, dio un nuevo ejemplo a los jóvenes del equipo. A pesar de llegar a Barajas a la una de la madrugada tras la derrota de Almería, Raúl ya estaba a las 10 en Valdebebas. Se le vio con la cara enrabietada por una derrota que él se olía después de una semana en la que se pasó de hablar de la lucha por el título a hacer apuestas sobre el día del alirón y el posible pasillo con el Barça el 7 de mayo.

Raúl fue el único titular que saltó al césped del campo de entrenamiento, en compañía de varios suplentes, y se ejercitó como un día más a pesar de ser una sesión voluntaria tras el 'indulto' de Schuster al aterrizar en Barajas. Tras ducharse y someterse al cuidado de los fisioterapeutas se acercó al Estadio Alfredo Di Stéfano para ver, en compañía de Miguel Torres, Codina y Luis Villarejo (Jefe de Prensa) el Castilla-Villa de Santa Brígida, partido del Grupo I de Segunda B en el que el filial se jugaba sus opciones de seguir aspirando a meterse en la liguilla de ascenso. Allí vibró con el golazo de Parejo (el 1-0 que dio la victoria), un chaval en el que ha puesto toda su fe. Y por la tarde vio ganar al Barça, que se acerca pero no asusta... ­

También te puede interesar