Estás leyendo

La Junta del Deportivo acaba en los tribunales

Primera | Deportivo

La Junta del Deportivo acaba en los tribunales

Hubo impugnación y Lendoiro podría verse obligado a repetirla

Por mucha mayoría que se tenga, las cuentas hay que hacerlas y la ley está para cumplirla". Manuel Pardo, portavoz de la Plataforma por un Depor permanente y transparente, y Luis García Rodríguez, otro accionista, se convirtieron ayer en los protagonistas de una Junta, que acabará en los tribunales. Manuel Pardo "a título personal" tomó la palabra y expresó su intención de "impugnar la Junta de accionistas", ya que "no hay cuentas, ni auditoría, con lo que se vulnera el derecho de información del accionistas" que debe tener acceso al balance contable justo cuando el Consejo convoca a sus accionistas. En este caso, fue con un mes de antelación y, según Pardo, desde ese momento deberían haber estado las cuentas a disposición de los dueños del club, pero el Consejo las entregó sólo unas horas antes. La demora al entregar las cuentas no fue la única razón de la impugnación, ya que para él "lo que se entregó a los accionistas es un papel de la Junta, no un informe de auditoría". A partir de ahora, Manuel Pardo tiene cuarenta días hábiles para presentarse en un Juzgado de lo Mercantil y certificar que la Junta pasará por los tribunales. La consecuencia más inmediata y lógica, aunque dependerá del Juez, es que se tenga, como mínimo, que repetirse la Junta. Lendoiro sólo mostró su parecer tras la Junta: "La auditoría es perfectamente válida, espero que recapaciten".

Más deuda.

Como es habitual, Lendoiro consiguió la clara aprobación de todos los puntos del orden del día de una Junta, en la que estaba representado el 24 por ciento del capital social. El presupuesto se reduce aún más, hasta los 65 millones y la deuda se incrementa hasta los 150 millones (47 a corto plazo), aunque el haber declarado asciende hasta los 174 millones.

También te puede interesar