Estás leyendo

El Madrid de siempre

Primera | Athletic 0 - Real Madrid 1

El Madrid de siempre

El mejor Madrid de los últimos 16 años no se arrugó ante los leones de Caparrós y consolidó su liderato con un triunfo justo y reivindicativo, rubricado por Van Nistelrooy. El heroico líder se acostó... ¡A siete puntos de Barcelona y Villarreal!

Líder heroico. Con Casillas homenajeando a Juanito con dos paradas para enmarcar, Diarra con la nuca partida tras una embestida desesperada de Aranzubia, Raúl multiplicándose por mil el día en el que alcanzó a Santillana hasta amargar la existencia de unos leones convertidos en mininos, Pepe emulando al mejor Hierro y justificando su precio, Ramos festejando su inclusión en el Onze de Oro con su melena al viento y un fútbol-tornado de catarata de Niágara, Robinho inventando bicicletas para coger su fusil y sacar las astillas al poste del histórico Athletic, Ruud metiendo un gol como una catedral... Así es el Madrid de Schuster. Un líder con mayúsculas, un equipo de hombres (no de nombres), una máquina sin sentimientos que juega con sentimiento, un vestuario unido en torno a una idea de compromiso sin fisuras y un 'modelo de talonario' en el que el dinero queda en segundo plano. Todos los niños saben con partidos como el de San Mamés por qué son del Madrid... ¿Existe otra opción mejor? No, no y no.

'Pepe Goles'. En Bilbao, el campeón siempre supo sacar las esencias que han alimentado su leyenda durante sus gloriosos 105 años de historia. Les cuento una muy significativa. En la ida de las semifinales de Copa de 1970, los leones se comieron a los merengues en el Bernabéu (0-1). Dos semanas después, Miguel Muñoz alineó a José Luis Peinado, un interior derecho muy ofensivo, como lateral. Fue contra su voluntad, pero el de Tetuán jugó tan encorajinado que metió un gol y dio a Pirri el otro. 0-2 y 3-1 al Valencia en la final jugada ¡en el Camp Nou! Ese día, Peinado se ganó el apodo de Pepe Goles y la sabia Catedral entendió que al Madrid nunca se le puede dar la extremaunción. Por eso anoche le hizo a Peinado un homenaje sentido la peña de Pontevedra. El madridismo nunca concede la excedencia a la memoria. Su auténtica fuerza...

Paco y Pepe. Ha sido la semana de la doble P. Paco (Gento) y Pepe (pues eso, Pepe) han acabado la week enamorando al pueblo. Al madridismo fiel de las peñas de Colmenar Viejo, El Botijo de Ocaña, Villalbilla, Guadalajara, La 7ª de Azuqueca, Mazacotero, Herencia (donde ha vuelto la animosa peña del Athletic) y las tres del País Vasco (La Octava de Bilbao, Galdacano y Barakaldo). Gente que vive su blanca luna de miel, liderada por un presidente que se crece ante los intentos de acoso y derribo y un técnico imperturbable, con carácter...

San Mamés. Un escenario histórico al que sólo le sobran los tirapapeles de siempre. Pero eso no empaña un proyecto liderado por un madridista honesto y luchador infatigable: Caparrós. Buena gente, gran entrenador y mejor motivador. Con el utrerano, el Athletic nunca caminará solo. Pero este Madrid es mucho Madrid. Porque es la leyenda viva. Lazio, prepárate...

También te puede interesar