Estás leyendo

O Rei marcó un 'gol de placa' ante Fluminense

Primera | La intrahistoria

O Rei marcó un 'gol de placa' ante Fluminense

La revista 'Placar' reconstruyó la genialidad de Pelé

Fue Pelé, en el templo de Maracaná y ante el Fluminense. El 5 de marzo de 1961 se jugaba un partido más del torneo Río-Sao Paulo que, con el paso de los años, pasaría a la historia. No hay imágenes del encuentro, únicamente recuerdos y testimonios.

Cuentan que Santos ganaba 1-0 a los cuarenta minutos del primer tiempo cuando Pelé recibió un balón de Dalmo poco más allá de la línea frontal de su propia área. Controló, levantó la cabeza y salió como una centella hasta la portería de Castilho. Le acompañó por la izquierda Coutinho, el espectador de lujo de una obra de arte. Pelé primero dribló al delantero centro Valdo, y luego al centrocampista Edmilson. Ya en campo de Fluminense Pelé era imparable. Le salieron los centrales Clovis y Altair, pero con un autopase dejó tirados a los dos. Ya en el borde del área el otro defensor Pinheiro se lanzó a pararle como fuese, pero con una finta espectacular Pelé se quedó delante del lateral Jair Marinho. Cuentan que le hizo un caño, que se quedó ya solo ante el portero Castilho y que cuando todo el mundo esperaba un disparo potente colocó con suavidad la pelota con la derecha cerca del palo.

Pasó un momento, sólo había 10.000 espectadores en Maracaná pero todos rompieron a aplaudir. Más tarde, en Maracaná se inauguró una placa como homenaje al mejor gol jamás marcado en el estadio, y por eso a aquella maravilla de Pelé se la denomina 'El gol de placa'. Santos acabó ganando 3-1, y no existe filmación alguna de la jugada. La revista Placar la reconstruyó en una serie llamada "goles de Placa" y le catalogó como el mejor de todos. De todos modos, el propio Pelé declaró que su mejor gol se lo marcó en 1959 al Juventus brasileño en la ciudad de Rua Javari. Tampoco de él existen imágenes, aunque imagínense como sería aquella obra de arte.

También te puede interesar