Estás leyendo

Villar, ¿estás contento?

Primera | Racing 2 - Real Madrid 1

Villar, ¿estás contento?

Villar, ¿estás contento?

La Liga sufrió una convulsión cuando el árbitro castigó a Diarra con un penalti inexistente. El Racing se creció y acabó ganando a un Madrid con nueve jugadores. Villar se ha salido con la suya. Vía libre para su Barça

Villarato. Me había conjurado conmigo mismo para no hablar más de Villar y de sus árbitros de cámara. Pero es que no hay manera de que el Madrid pueda terminar una Liga sin que los señoritos del cortijo de la Federación le birlen al madridismo sus sueños con decisiones tan injustas como determinantes. El penalti señalado a Diarra es demandable ante los Juzgados de la Ética Deportiva. Turienzo Alvarez es de Barakaldo, aunque esté inscrito en el colegio Castellano-Leonés, por lo que imagino que se habrá encontrado a menudo con su jefe Villar. Insisto en que no hay directrices. Se llama autocensura. Villar le debe una a Laporta desde las elecciones y lleva tres años machacando al Madrid (¡le han hurtado diez penaltis en el Bernabéu!). Pero lo de anoche en El Sardinero es más grave. El penalti imaginario que evitó que los blancos se acostaran líderes suponen una manipulación de la competición. Me han frito a mensajes madridistas cansados de esta burla. Villar, acuéstate feliz. Te has salido con la tuya. Eres frío en la venganza. Da miedo tu temple para ejecutar al enemigo. Qué pena me das

Capello, piérdete. Lo más triste es que Villar cuenta este año con un cómplice inesperado al que el Madrid va a pagar a precio de jeque árabe. Capello se ha empeñado en bajas las persianas ahora que empezábamos a ver la luz. Es injustificable que con 0-1 y el partido de cara se refugiase en esa trinchera italianizada en vez de buscar poner la puntilla a un rival que parecía noqueado. Cierto que el 1-1 fue un mazazo obra del tal Turienzo, pero lo de cambiar a Raúl y Robinho es como para miccionar y no echar gota. Capello destruyó al equipo con sus cambios y le indicó el camino cobarde de la trinchera propia. Entre el Villarato y Capello, aquí no hay quien viva.

Espartano Raúl. Así habría que rebautizar a Raúl. El alma del Real Madrid. Se nota que ha vuelto a su coto privado de caza. El área. Golea como en los viejos tiempos. Y ya lleva 185 dianas en Liga. A sólo un gol del cántabro Santillana, el artillero que fue la pesadilla de Zenga y de tantos otros. Raúl está en el santoral del Bernabéu para los restos. De hecho, él es el Cofrade de Honor, candidatura made in Toñín el Torero secundada por los amigos de Esplugas, Albox, Peralta, Hoyo de Manzanares (Peña El Club), la entrañable peña Los Dos y las 14 que pueblan esta bendita tierra cántabra. Lástima que el esfuerzo del capitán no valiese.

Racing a Europa. Portugal debió quedarse en el puesto de Capello el pasado verano. Un tipo coherente que ha construido un equipo sólido y con muchas tablas para competir. De hecho, aquí digo que van a meterse por la puerta grande en la UEFA y van a enviar al Atleti a la Intertoto. La Liga se ha puesto borrosa, pero la Cofradía del Clavo Ardiendo no se rinde. A pesar de Turienzo y Capello

También te puede interesar