Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Supercopa | Espanyol 0 - Barcelona 1

Ronaldinho ha vuelto

Fabricó el gol de Giuly y fue el mejor del partido

Tomás Guasch

Ronaldinho ha vuelto Ampliar
PELEA. Fredson disputa el balón a Etoo en un lance del partido disputado en Montjuïc.

Una frivolité de Ronaldinho, que le puso la pelota a Giuly entre tres voyeurs españolistas disfrazados de defensa, puso al Barça por delante en el partido y en la Supercopa. La peor noticia para el partido y para la Supercopa, claro. Porque si el torneo tenía vida era a base de que el Espanyol saliera indemne anoche... y acabó con una cornada mortal de necesidad. Una maniobra le bastó para imponer su ley a un Barça sin ritmo ni chispa, cosas de la gira por América seguramente, y que estaba siendo una sombra de sí mismo. Porque hasta el gol había jugado mejor el Espanyol, más fresco y mejor puesto. Valdés debió intervenir en plan Mazinger Z, puños fuera, en acciones de Fredson y Rufete.

Ilusionado por el estreno ante los suyos, el equipo de Valverde presionó y dominó los resortes del juego hasta el punto que mereció ser él quien abriera el marcador. Pero en cuanto bajó la guardia, tras una primera media hora más que meritoria, encajó el gol. Se moría la primera parte y la jugada fue una definición perfecta de lo que son Barça y Espanyol: los de Rijkaard tienen todas las soluciones en ataque, incluso jugando mal; los de Valverde, todos los problemas en defensa más la baja de Lopo, ahora en Riazor.

El gol es imperdonable en blanquiazul: todos a por Ronaldinho (para nada) y ninguno con Giuly, que recibió solo en el área, ¡en el minuto 43 de juego! Ese tremendo error arruinó todo lo bueno que habían hecho los locales hasta entonces y puso en el camino del título a los visitantes.

La presencia más numerosa de jugadores pericos en la zona ancha había hecho desaparecer a Xavi y a Deco, con lo que Etoo quedaba aislado y Ronaldinho, encomendado a su suerte. Valverde ganaba en la pizarra; el problema es que, en el campo, los futbolistas se mueven. O se quedan quietos, como se quedaron sus defensas.

La cornada.

Total, 0-1 y cornada gravísima, ya digo. Porque la segunda parte no tuvo nada que ver con la primera y sucedió lo que se esperaba. Al amparo del gol, el Barça agarró por fin el control del partido y el Espanyol fue diluyéndose. Primero se fue Tamudo y luego De la Peña, lo que en clave blanquiazul equivale a entregar la cuchara. A Lacruz le anularon un gol por fuera de juego, pero el 0-2 rondó más que el 0-1. Gorka lo evitó ante Ronaldinho, por ejemplo.

Al brasileño le pasó lo que el Espanyol, pero al revés y fue espectacularmente de menos a más, hasta convertirse en el mejor del encuentro. De largo. Con su brújula ganó el Barça mientras el Espanyol busca la suya. Dicen que puede ser el brasileño Jónatas, que podría debutar el domingo en el Camp Nou. Menudo estreno

(Nota final: Puyol y Xavi fueron titulares. ¿Lo dudaban?)

Estadísticas AS.com