Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Primera | Real Madrid

Luxa quiere que Robinho coja al menos dos kilos

El objetivo es que el crack esté a punto a primeros de noviembre

Óscar Ribot

Luxa quiere que Robinho coja al menos dos kilos Ampliar
PLAN PARA ROBINHO. El crack se someterá a un plan físico.

Robinho va a ser sometido a un plan específico de potenciación muscular, que consiste en lograr que el crack aumente entre dos y tres kilos de peso para adaptarse a las exigencias del fútbol europeo.

Según ha podido saber AS, el cuerpo técnico del Real Madrid tiene previsto que desde la llegada del delantero brasileño tras sus compromisos con la selección canarinha (el jugador desembarcará en Madrid el próximo día 14), Robinho se someta a un plan físico que le sitúe en su peso ideal (para ello realizará entrenamientos extra planificados). En estos momentos, el jugador pesa 65 kilos y el cuerpo técnico del Real Madrid quiere que el delantero aumente su masa muscular hasta dejar su peso corporal entre los 67 ó 68 kilos de peso.

Luxemburgo, Mello, Teixeira y Campos han mantenido varias charlas con el delantero brasileño para conocer cuál puede ser la causa de que el delantero haya bajado su nivel futbolístico en estos últimos partidos. Incluso, el propio jugador anda algo preocupado por el hecho de no poder llevar a cabo su fútbol imaginativo. La conclusión a la que llegaron todas las partes es que Robinho debe empezar de cero en esta temporada ya que el jugador no tuvo vacaciones y se tiró un mes parado en el momento de gestación de su fichaje por el Real Madrid.

Listo en un mes. Según el plan diseñado por los preparadores físicos del club, el nuevo crack blanco se debe someter a una alimentación (supervisada por la nutricionista Patricia Teixeira) que aporte los nutrientes necesarios para aumentar su masa muscular (hipercalórica rica en proteínas e hidratos de carbono), a un aumento de carga de entrenamiento basada en un programa de pesas intenso y a un trabajo físico con predominio de la carga anaeróbica sobre la aeróbica.

A eso hay que sumarle un trabajo añadido que realizará sobre arena de playa para potenciar el tren inferior. Según las previsiones, a primeros del mes de noviembre (entre quince y veinte días de trabajo extra) Robinho ya se encontrará en su peso y forma física idónea. Luxa ya avisó en rueda de prensa: "Robinho no tiene una base física idónea y queremos que la tenga". Dicho y hecho. El cuerpo técnico se va a volcar con un jugador al que tampoco le interesa coger mucho peso para no perder su chispa y su regate.

Estadísticas AS.com