Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Luxemburgo

"El cuadrado mágico nace con los ángulos mágicos"

El entrenador del Real Madrid es un estudioso del fútbol y así lo demostró en la segunda parte de su conversación con AS.Luxemburgo diseccionó por primera vez los secretos de su 'librillo táctico'. Así confía en descodificar mejor su propuesta táctica, tan criticada durante la temporada pasada...

"El cuadrado mágico nace con los ángulos mágicos" Ampliar
DEBATE "¿Qué banda? Nunca jugué con bandas. Olvídense"

Míster, hablemos del aspecto táctico del Real Madrid que usted quiere ver sobre el terreno de juego. Incluso, ya aplica eso del llamado 'cuadrado mágico'. Con este sistema hay sitio para todos los galácticos...

Volvamos un poquito para atrás en el tiempo. Hace un par de años se hablaba en el Madrid de los famosos galácticos, del nuevo dream team y del equipo de los sueños. De repente, pasado el tiempo las cosas se mostraron de otra manera. Y sí, ya leí en su periódico eso del 'cuadrado mágico'. Todos estos jugadores que tenemos de calidad necesitan formar parte de un equipo equilibrado. Toda la prensa habló no hace mucho de que el Madrid debía ser más equilibrado, que no podían jugar juntos Guti y Beckham porque no había un pivote defensivo, que el equipo de ese modo era muy blandito... Y claro que estos futbolistas pueden jugar juntos mientras que el equipo se mantenga equilibrado y me refiero a un equilibrio al frente y en la espalda. Un equipo no puede pensar sólo en un equilibrio ofensivo, sino también defensivo.

¿Y qué nos dice del dibujo táctico de su Real Madrid?

Todo equipo mío empieza con el rombo, pero sí es verdad que luego se convierte en un 3-4-3 en ataque porque un lateral se incorpora arriba y que se puede convertir en un 4-2-2-2 en ataque, pero no en defensa. Por ejemplo, yo en el Palmeiras jugaba con Rivaldo, Amaral, Flavio y Djalminha, y con Muller y Luisao en ataque. Pero, ¿qué pasaba? Rivaldo tenía libertad para ir al ataque, uno de los laterales subía al medio y al final el dibujo táctico era un 3-4-3, aunque claro que también en aquel dibujo se reflejaba ese 4-2-2-2.

Explíquenos esa teoría porque supongo que el dibujo táctico cambiará si su equipo ataca o defiende...

El 'cuadrado mágico' nace con los ángulos mágicos, con el rombo girado. Entre todos mis hombres quiero que queden distancias triangulares entre tres jugadores porque eso significa que ocupo más espacio y que hay poca distancia entre ellos. De este modo el equipo nunca está con zonas vacías. Esas demarcaciones que en defensa pintan un dibujo en rombo, en ataque dibuja un 3-4-3. Esta variante te permite hacer ese 4-2-2-2. Mis equipos siempre juegan así, siempre. No es ninguna novedad para mí.

¿En ese medio defensivo es dónde va a utilizar a Baptista? Le situó en esa posición en los últimos 25 minutos de Cádiz y él ya jugó en esa demarcación cuando militaba en el Sao Paulo. ¿Su llegada al área rival sería una buena variante ofensiva?

De esto habla toda la gente ahora. De que si Baptista no puede jugar en la banda, que si le tengo que poner en el mediocentro... Es cierto que lo puse ahí en Cádiz y claro que con él en el medio este Real Madrid puede ser un equipo equilibrado. Si yo veo que ese 4-2-2-2 me da equilibrio, claro que voy a jugar así. Pero si veo que no me da equilibrio, no lo haré independientemente de la utilización de unos jugadores u otros. Yo quiero un fútbol bonito y ofensivo, pero siempre partiendo de un cierto equilibrio, aparte de quién se tenga que quedar en el banquillo.

Lo que está claro es que Baptista no funciona en la banda izquierda. Sí es cierto que existe unanimidad a la hora de analizar que volcado a una banda ensombrece sus cualidades...

¿Qué banda? Nunca jugué con bandas. Olvídense de las bandas. La únicas bandas que existen son las de música (risas). No hay nadie que esté fijo en la banda. Cualquiera puede caer a una banda o a otra. No hay una regla de tres.

Por cierto, ¿lo del pinganillo cree que se acabará haciendo esta temporada?

Esta temporada es difícil, pero en el futuro no tengo duda de que se va a utilizar. Ahora, por ejemplo, va a utilizarse un balón en las categorías sub 17 con un chip que va a transmitir al árbitro si pasó la línea de gol o no. Sólo lo sabrá el árbitro, que recibirá una señal sin que el público o los jugadores puedan interferir. El pinganillo es algo muy sencillo. Yo hablé con los entrenadores en Bruselas esta pasada semana y todos ellos se mostraron muy receptivos a su uso. En noventa minutos de un partido yo sólo hablo cinco minutos con ellos. Es suficiente. Sin pinganillo no se puede hablar más porque cómo puedes transmitir órdenes a los jugadores, por ejemplo, en un Real Madrid-Barcelona. El público y el ruido de la grada hacen imposible decirles nada en el boca a boca. Yo seré el inventor del asunto ¿eh? (risas).

¿No le chirría todo este tema de la película que se hizo y el hecho de estar un actor en el vestuario?

Todo en la vida va evolucionando y al principio parece una novedad. Antes no había películas en el club, ahora sí. Vamos a ver. Yo pienso una cosa. La película se puede hacer, pero no puedes hacerla en todo momento. En el momento de la Gira se puede hacer, en el Trofeo Bernabéu también, pero ahora hay que pensar sólo en el fútbol, porque ahora nuestra gran película es ganar los campeonatos. Una película o algo así se puede hacer en el momento que no genere interferencias en nuestro trabajo. Si lo hace, eso complica las cosas. Francia hizo una película en 1998 y ganó el Mundial. Ahora se ve muy bien, pero cómo vas a hacerla si luego no ganas títulos. El jugador tiene que estar preparado para esto. Es una realidad. Hay que buscar el equilibrio.

Por cierto, en la película Real, the movie, impresiona la emotividad y la pasión de su charla a la plantilla en los minutos previos al Madrid-Barça...

Mi gran cualidad es la parte emocional. Yo intento sacar mucho la parte emocional de los jugadores. Yo no logro trabajar de una manera diferente si me olvido de los sentimientos del futbolista. Vivo el fútbol al cien por cien. Yo no estoy aquí de vacaciones. Yo voy al cien por cien, me involucro, voy a tope y siempre va a ser así. A mí me gusta ver a mis jugadores con ojos de campeón. Contra el Barcelona fue un partido importante y los jugadores tenían que salir muy calientes. Yo no podía prepararlo sin tensión. Yo soy siempre así.

Pero no me negará que la Gira Mundial puede resultar perjudicial para sus jugadores. El Manchester United apenas gana títulos desde que en verano las hace.

Es fácil opinar sin estar dentro, pero si uno es profesional del Madrid sabe perfectamente lo que significa este club. Yo desde Brasil ya veía la dimensión que tenía el Real. No me ha sorprendido la celebridad que tiene en Estados Unidos o en Asia. ¿Quién no conoce al Madrid?

¿Pero lo de este verano no puede pasar factura física a los jugadores?

No. La planificación de la pretemporada ha sido la adecuada. Era mejor cumplir primero con los compromisos de la entidad y luego irse a Austria, oxigenarse y empezar a hacer la preparación puramente física. Todo se ha hecho conforme a lo programado y hemos llenado el depósito en Irdning.

¿Cree que la gente entiende bien su idea futbolística?

Sí, pero yo no he venido al Madrid para hacer un cursillo de relaciones públicas y convencer a todos de que mis argumentos son los buenos. Llevo muchos años en esto y en Brasil he trabajado con todo tipo de futbolistas, incluidos cracks mundiales. Sabía dónde venía y mi ambición es máxima. La crítica forma parte de mi trabajo y de mi sueldo. Siempre que haya respeto personal acepto que se cuestionen mis conceptos del fútbol.

Hablemos de la Champions. Empiezan ustedes el martes con el Lyon. ¿Una perita en dulce?

En absoluto. Tienen un equipazo y sólo han tenido la baja de Essien, que se fue al Chelsea. Pero tienen a un jugadorazo como Juninho Pernambucano, atrás está mi compatriota Cris, centrocampistas con mucho potencial como Tiago, el del Chelsea, Diarra o Malouda. Y adelante han fichado a Fred, del Cruzeiro, que iba como máximo goleador de la Liga Brasileña... En fin, un rival fortísimo que nos va a poner a prueba.

Le vemos asustado.

¿Quien dijo miedo? (sonríe...).

Estadísticas AS.com