Estás leyendo

Peña 'Los dos': de la botica al vacío Olímpico de Roma

Primera | Real Madrid

Peña 'Los dos': de la botica al vacío Olímpico de Roma

Peña 'Los dos': de la botica al vacío Olímpico de Roma

Juan Antonio Cobos y Federico Cano se conocieron en 1956 en la Facultad de Farmacia y desde entonces son inseparables. Viajan a todos los rincones del mundocon el Madrid y se han convertido en una verdadera institución. Durante los vuelos reparten jamón, queso, bombones e incluso preservativos

Juan Antonio Cobos y Federico Cano son los fundadores de la peña Los dos que ahora cuenta con 62 miembros (todo familia). Son creyentes y practicantes del Real Madrid porque no se han perdido casi ningún partido de Copa de Europa. Federico ha estado en todas las finales que los blancos han disputado. El martes tampoco faltaron en el Olímpico. El Madrid les facilitó un pase por su fidelidad al club.

Se conocieron en 1956 en la Facultad de Farmacia. Compartieron estudios, la tuna (cantaron en la boda de Balduino y Fabiola) y el fútbol. Iban al Bernabéu y de viaje, pero cada uno por su lado. Con el paso del tiempo se convirtieron en amigos inseparables, casi hermanos. Crearon la peña Los dos en 1984 y es entonces cuando comenzaron a viajar con el Madrid en la UEFA. En aquellos viajes siempre iban solos y contaban como excusa que tenían unos Estatutos en los que ponía que sus mujeres sólo podían acudir a las finales. Así fue hasta el año 2000. Desde entonces, Mari Carmen y Sagrario no se pierden ni uno.

Federico es socio desde su nacimiento. El próximo 15 de diciembre recibe la insignia de oro y brillantes por sus 60 años en el club. Le apuntó su padrino Federico Navazo, amigo íntimo de Santiago Bernabéu. Los dos han conocido a todos los presidentes. Destacan lo dicharachero que era Mendoza. "En un viaje a Timisoara, sólo íbamos cinco aficionados y nos sorprendió situándonos en el palco junto a él", cuenta Juan Antonio.

Son los aficionados más conocidos por todo el mundo. Les gusta sorprender al equipo y a la Prensa que va con el equipo. Cada viaje reparten jamón, chorizo, lomo, queso y bombones después de los partidos de Champions. Regalan lotería de Navidad, bolis y llaveros e incluso preservativos por eso del sexo seguro.

"Me emocioné con la Séptima en Amsterdam", dice Juan Antonio. "No me digas eso, anda ya, la mejor fue la primera de París", le replica Federico. "¡Qué dices! Si entonces no tenías noción de lo que significaba", ataca Juan Antonio. De los estadios que han visitado, Federico elige Delle Alpi: "Inolvidable, un partido contra la Juve y todos con mecheros, muy grande". Para Juan Antonio es Old Trafford: "Es el más futbolero donde yo he estado. Y vi los tres goles de Ronie, o la jugada de Redondo, la noche de Raúl".

Los jugadores les respetan por encima de todo. Mijatovic les regaló una Cibeles de plata cuando se fue, Panucci una bandeja de plata y Casillas los últimos guantes de Adidas con los que jugó. Consevan todas las entradas ("las ordenaremos cuando nos jubilemos"). Tienen banderines firmados de muchos partidos ("Ahora eso no se estila", dicen). Sienten devoción por Redondo y por Del Bosque, al que esperan ver en Turquía en mayo. "Iremos a Estambul a la final, estamos de acuerdo con Roncero en que vamos a llegar hasta allí".

También te puede interesar